miércoles, 29 de julio de 2015

La tercera visita con la matrona

Después de más de un mes sin verla, ayer me tocó el control de las 16 semanas con la "matrona maja". Tengo que admitir que por la hora en la que tocaba la cita (12:00) no me apetecía nada pero es que desde que soy ama de casa, eso de que me descontrolen el horario de limpieza lo llevo bastante mal...fijaos si llego a frustrarme que hasta me da dolor de cabeza el volver a casa y tenerla sin limpiar o con la limpieza medias. ¿Soy una obsesionada? Puede ser...pero mi madre es igual así que supongo que en mi familia es algo hereditario.

Bueno, a lo que vamos. Después de medio limpiar y organizar la casa me preparé y me puse en camino. Suerte que vuelvo a tener coche para mí porque con la que caía, llego a ir en autobús y me ducho dos veces en la misma mañana.
Como siempre llegué con antelación, pero yo soy de esas que tiene la esperanza de que cuanto antes llegues...antes sales. No suele ser así pero esta vez tuve suerte y diez minutos antes estaba dentro.
Luego de revisar toda mi cartilla del embarazo (es la única que la cubre y la lee), pasó a ver el informe de la ecografía y el Triple Screener. Algo que me gustó y le agradezco de todo corazón es que me fuese contando lo que ponía porque la verdad es que aquel día no me dijeron nada.
Parece ser que tengo placenta anterior, el líquido amniótico estaba correcto en el momento de la ecografía y el bichín (tema importante) tiene hueso nasal.
Después de ver los resultados del TS me dijo que estuviese tranquila, que esa prueba solo tiene un 60-75% de fiabilidad y ella conoce muchísimos casos en los que la amniocentesis salía perfecta, pero que de todas maneras y aunque el lunes que viene me hagan la ecografía de alta resolución para ver cada órgano y detalle del bichín, aproveche que me dan un riesgo medio después de los resultados y pida la amniocentesis...¿por qué? porque es la única prueba concluyente y en la ecografía puede no verse algo que desvele que el bichín tenga algún problema. Sus palabras textuales fueron: ya no como matrona si no como amiga, te recomiendo la amniocentesis porque sea cual sea la decisión que toméis con respecto al resultado no es sano ni para ti ni para el bebé que te pases 5 meses más con la duda.
Aiiiss...¡si es que es un amor!
Con el tema zanjado y mis pocas dudas resueltas pasamos a la báscula donde descubrí que esta última subí 400gr. Es decir, que estoy en los 60.400kg, pero según ella es un peso estupendo porque en 4 meses de embarazo solo llevo 1.500kg.
¡Espero seguir así de bien con el peso!
Seguimos con la tira de orina para descartar alguna infección, que por suerte de momento me estoy librando y después a la tensión que ese día estaba perfecta (creo que es la primera vez que tengo la tensión bien en el médico) y por último intentamos escuchar el latido con el doppler que tenía allí la "matrona maja" aunque no fuimos capaces. Sus palabras textuales fueron: estate tranquila que la frecuencia si la coge, pero este aparato es del año de la polca y no me suele dejar escucharlo aun así como tú estás delgadita tenía ganas de intentarlo. A la próxima consulta no te vas de aquí hasta que se escuche."
¡Vuelvo a decir que es un amor!
Antes de irme me programó la siguiente visita de control para Octubre, justo la semana antes de que ella se valla de vacaciones porque aunque va a tener sustituta, quiere ser ella quien me vea para saber como fue la amnio y escuchar esa vez sí, el corazón de bichín. También me comentó que en este segundo trimestre el análisis me lo harán el mismo día que la prueba de la glucosa (horror) y me lo programará el ginecólogo cuando vaya en septiembre a la ecografía de las 20 semanas. Lo malo es que al tener que hacer los dos análisis ese día, (además de que me pincharán dos veces) es que tengo que ir en ayunas y ¡voy a pasar mucha hambre! Me aconsejó llevar un limón en el bolso para que me ayude (en caso de que me siente como el culo el líquido) a no vomitar si no, tendré que ir a repetirla otro día y así puede que me ahorre el sufrimiento.

Como veis esta consulta dio para mucho y la verdad es que salí muy contenta y todavía más convencida de pedir la amnio el lunes que viene.
Eso sí, al llegar a casa me volví loca para terminar de limpiar antes de ponerme a comer y lo conseguí aunque después no podía con la vida...pero de premio tocaba un plato de lentejitas que para ser la primera vez que las hacía (soy novata cocinando todavía) estaban de muerte gracias a la receta de mi madre...así que con el estómago lleno y cansada como una burra me planté una siesta que duró prácticamente toda la tarde...¡Mano de Santo! que bien estaba después.



6 comentarios:

  1. Ay que envidia me has dejado en el cuerpo con esa siesta! Jajajaja. Un beso guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hihihi. yo tengo días en que detesto estar así porque parece que no existo!! Solo duermo haha pero otros lo disfruto como nadie hihi. Un besote guapa!

      Eliminar
  2. Jejeje madre que organizada y limpia que eres!! Yo soy la ama de casa más desastrosa que hay! Siempre tengo cosas mejores que hacer que las tareas del hogar :P
    Me alegro de que fuera tan bien la visita con la matrona, la verdad es que da gusto que haya profesionales así, que te traten con cariño, como a una persona con sus preocupaciones y no como a un número más, que te haya tranquilizado y aconsejado.
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mío ya es obsesión!! No soporto ver nada fuera de su sitio porque ya estoy intranquila y no veas la paliza que le doy a maridín siempre que llega con que me deje todo recogido!!! hahaha. Y aun recuerdo cuando vivía con mis padres y era una descuidada de cuidado...

      Eliminar
  3. Que suerte has tenido con la matrona, parece estupenda! Creo que en tu situación yo también me haría la amnio, aunque solo sea por no pasar esos meses comiéndome la cabeza.
    Te he dejado una nominación en mi blog!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la nominación!!
      Sí creo que es la mejor decisión! Un beso!

      Eliminar