lunes, 26 de octubre de 2015

Embarazo: semana 28

No me lo puedo creer pero es que literalmente "ya no queda nada". Cada vez veo más cerca el momento y lo espero con muchísimas ganas, aunque me cuesta pensar que mi padre por su trabajo no vaya a conocer a su nieto nada más nacer...espero que de alguna manera coincida su estancia en casa con el nacimiento porque va a ser un momento muy especial tanto para él (es su primer nieto y no se le pasan los días para verle la carita) como para mí, que adoro a mi padre por encima de todas las cosas.
El martes que viene tengo otra visita con la "matrona maja" aunque no sé que me hará esta vez. Me comentó que tiene que tomarme muestras del flujo vaginal y también del culete para saber si en el momento del parto me tienen que poner antibióticos, pero creo que eso será en Diciembre. Muchas de las chicas que están de las mismas semanas que yo, ya han empezado con las clases de preparación al parto pero a mí de momento no me han dicho nada. De todas formas no creo que vaya porque no me hablaron muy bien de ellas y además el horario es totalmente imposible, así que es algo a lo que no le doy ninguna importancia.
Ahora sí, vamos con los síntomas aunque ya os advierto que no hay mucha novedad:


-Pechos: Sigo chorreando calostro y ahora ya con color amarillento. Mis hormonas y mis pechos deben de ser la caña, aunque como ya os comenté, Hugo va a ser un niño de biberón. Si ya antes no me veía dando el pecho ahora mucho menos. No es algo que lleve bien.

-Tirones y pinchazos: No he vuelto a tener calambres y ni avisos nocturnos así que por este lado estoy genial. Los pinchazos en la tripa también desaparecieron.

-Ganas de ir al baño: Sigo con los desvelos nocturnos. Es un coñazo pero a partir de ahora sé que será imposible dormir del tirón. Hugo ya tiene un tamaño considerable y le gusta aplastarme la vejiga.

-Dolor de espalda: Al final renuncié a utilizar la almohada...no me era para nada cómoda. Sigo rodando como una croqueta pero esta semana lo llevé mejor. Durante el día empiezo a sentir dolor usando o sin usar la pelota, pero bueno...vamos a tomárnoslo lo mejor posible porque ¡ya no queda nada!

-Movimientos del bichín: Sus patadas ya duelen y ahora lo siento 24h del día porque con cualquier movimiento me deforma la tripa. "Maridín" está encantado y se lo pasa genial viendo las formas extrañas que aparecen y se van. Yo estoy en sobredosis de amor aunque duelan y me paso el día intentando descifrar que parte de su cuerpo será el bulto que aparece en ese momento.

-Medidas de la tripa: La parte más grande de la tripa sigue estando en los 95cm pero si antes tenía forma de pera y solo abultaba la parte baja, ahora es totalmente redonda.

-Peso: Decidí tomarme un descanso con la báscula y hace 15 días que no tengo ni idea de en que peso estoy. Creo que nunca fui más feliz como ahora. Eso sí el viernes volveré a subirme que quiero saber cuanto peso antes de ver a la "matrona maja"

P.D: Mi ordenador está sufriendo achaques estos días. Aunque espero poder publicar el viernes, prefiero dejaros sobre aviso por si se me muere del todo.

2 comentarios:

  1. Pues sí que es verdad...ya no queda casi nada!!esperp que tu ordenador no nos deje sin noticias tuyas. Un besote!!

    ResponderEliminar
  2. Si te han hablado regular de las clases, yo tampoco iría. Si te quieres informar de cosas de cara al parto, creo que con un buen libro sobre el tema o mirando por internet, vas a encontrar la misma o mejor información. Si volviese atrás en el tiempo, no hubiese ido a las clases ni loca. Una pérdida de tiempo.

    Cuéntanos a ver qué tal con la matrona maja.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar