jueves, 5 de noviembre de 2015

Susto y quinta visita a la matrona

Hoy publico tarde pero con motivo y es que me tuve que ir a urgencias por otro pequeño susto que como al final se quedó en eso, pues ya aprovecho y os lo cuento por aquí. Esta mañana en una de las miles de veces que fui al baño vi un poco de sangre y aunque me lo tomé con bastante filosofía por la experiencia con los manchados que ya tengo, me di una ducha y me fui a urgencias para poder quedarme tranquila del todo. Me atendieron bastante rápido y me llevaron a la planta de Partos (a partir de ahora siempre que vaya a Urgencias me llevarán a esa planta) en la habitación de reconocimiento me hicieron una ecografía vaginal y otra abdominal para poder medir el cuello del útero, comprobar el líquido amniótico, las medidas del bichín, etc. Todo estaba correcto, el cuello sigue cerrado, no se ve ninguna fisura bolsa y el bichín se lo pasa bomba pataleando en mi tripa. Aunque no me dejaron verlo si me pude enterar por el ginecólogo de que mide 35'5cm y pesa 1'180kg, Según él va a ser un renacuajo chiquitillo pero está dentro de los límites normales.
Por protocolo (aún sabiendo que todo estaba bien) me llevaron a monitores y allí estuve durante 30min escuchando los latidos y los movimientos del peque. Contracciones ni una, así que en definitiva, esa sangre seguramente sea de alguna herida en mis partes, que en el embarazo la zona está más delicada y yo debo ser propensa a ellas. Nada de que preocuparse porque no afecta al bebé así que para casa y vida totalmente normal.
Ahora paso a contaros como fue el último control de rutina con la "matrona maja".
Aunque solo pasaron 15 días de un control a otro tuve que volver a hacer pis en el botecito para descartar alguna infección y todo estaba correcto como siempre. La tensión aunque suelo tenerla algo alta cuando voy al Centro de Salud esta vez estaba bien (Wee!), me subí a la báscula (el peso lo tenéis en la entrada anterior) y después me estuvo palpando la tripa para ver en que posición se encuentra bichillo (sigue en horizontal). Por último pasamos a escuchar los latidos o al menos a intentarlo porque después de tanto meneo a la tripa, Hugo debía estar enfadado y cuando conseguíamos encontrar su latido se escabullía para otro sitio así que nos pasamos más tiempo buscándole que escuchando, pero bueno, según la maquinita y la matrona, su latido es normal y el enano un gamberro al que los médicos le gustan todavía menos que a mí.
Por último me estuvo hablando de las clases de preparación al parto y según ella puedo empezarlas cuando quiera pero me recomienda que sea a partir de la semana 34 porque solo nos va a hablar de cuatro cosillas y si voy antes después terminaré aburrida. Con esta descripción que queréis que os diga, pues que no voy a ir si ya ella misma dice que me voy a aburrir y es quien las imparte...
Además por lo visto ahora mismo no hay ninguna embarazada más para las clases y como que sola no me apetece nada. Así que quedan descartadas totalmente.
Luego pasó a organizarme las siguientes visitas de control que serán ya en Diciembre: una la semana de Navidad (para ver el informe de la ecografía y los resultados del análisis de sangre y orina) y la otra en la semana de Fin de Año (donde me tomará las muestras del flujo vaginal y rectal por sin en el momento del parto tengo que tener antibióticos).
En definitiva, ya empezamos de nuevo con el ajetreo médico. El día 16 de Noviembre, tengo la charla y la cita con el anestesista para entregarle la autorización de la epidural. El 30 de Noviembre tenemos la ecografía del 3º trimestre. A principios de Diciembre (todavía no tengo la fecha) los análisis y después las citas con la "matrona maja" y supongo que también empezaré en monitores a no ser que se esperen hasta la primera semana de Enero.
¡Esto va a ser un no parar!

6 comentarios:

  1. Menos mal que el susto quedó en eso, en un susto. Ufff... sólo leer el título del post y se me pone mal cuerpito. Me alegra que Hugo esté perfectamente y en movimiento ;)

    Visto así, las citas que tienes programadas, las pruebas y eco, parece que te queda un suspiro... Y sí, queda muy poquito jjj
    Lo de las clases de preparación al parto no pintan muy amenas. Si la misma que las imparte te habla sin mucha fe en ellas, mal vamos.

    Ya nos contarás cómo sigue todo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya había escuchado comentar que esta matrona no era muy buena con las clases de preparación al parto así que cuando ella misma me lo dijo no me llegué ninguna sorpresa. Es una pena porque así no hay quien quiera ir.
      Ya no queda prácticamente nada y no veas que nervios solo con pensarlo!! Hihi.
      Un beso y gracias por pasarte!

      Eliminar
  2. Menos mal que solo fue sustillo! Pues vas a estar entretenida de aquí a que nazca Hugo, se va a pasar volando! Un besote ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, la verdad que sí. Entre las pruebas que tengo programadas y las que irán surgiendo va a ser un no parar, pero mejor así. Si no se va a hacer eterno!! Un besote!

      Eliminar
  3. Ufff, si que es un susto, si, pero bueno, mejor pecar de precavida a luego lamentarse. Lo bueno es que está todo bien.

    Las clases de preparación, fíjate, yo si que tengo muchas ganas de hacerlas... Mira a ver si hay en algún otro centro de salud con matronas a las que les guste más dar clases (hay muy buenas profesionales que luego son muy malas formadoras, así que infórmate). Aunque si no apetece, no apetece.

    Ya no queda nada, ains, que nervios!!!

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí solo puedes ir a las clases del centro de salud que te corresponda y por desgracia en el mío solo hay esa matrona, que aunque es muy maja pues no pinta demasiado bien como formadora haha. No veas que alegría cuando supimos que Hugo todavía no quería salir. Que se aguante hasta la semana 37 que ya no queda nada y después le dejo salir cuando quiera haha.
      Un beso enorme!

      Eliminar