viernes, 1 de enero de 2016

Sexta visita a la matrona

En primer lugar quiero felicitaros el Año Nuevo a tod@s. ¿Cómo habéis pasado la noche? Nosotros cenamos en familia y después a dormir que con esta barriga lo último que me apetece es ir de fiesta. Aún así hoy nos hemos decidido a madrugar para ir a tomar el tradicional chocolate con churros (esta parte no me la perdía por nada).
Pero bueno, a lo que voy, que ya os había prometido esta entrada para el miércoles y al final tuve que posponerla porque la prueba del estreptococo me la hacían ese mismo día.
El martes, después de más de un mes me fui a ver a la "matrona maja" con la idea de que ese día me haría la famosa prueba. Ya me había preparado física y mentalmente (soy muy pudorosa para esas cosas) pero al entrar en la consulta se dio cuenta de que la última vez no me había entregado el volante así que lo imprimió y me mandó pedir cita para el miércoles a primera hora. Ese día, dado que ya estaba allí, me hizo la revisión correspondiente y vimos los resultados de los análisis. Parece ser que en estos últimos todo ha salido bien menos los leucocitos que como siempre, siguen subiendo. Ahora ya están en 14. Según lo dicho por la anestesista en la charla sobre la Epidural, sigue sin ser una cifra preocupante y es normal que durante el embarazo los leucos suban. Según mi matrona, esto pasa porque mi cuerpo reconoce al embarazo como "algo extraño".
Una vez comprobados los análisis y hecha la tira para ver que no tenga ninguna infección, me subí a la báscula donde ya me imaginaba que daría una cifra que no iba a gustarme y es que...señores y señoras, ya soy oficialmente la rueda de Michelín. Llevo un total de 17kg en todo el embarazo. La matrona al principio no se lo creía porque a simple vista no se me aprecia y yo la verdad tampoco sé donde se esconden pero estar están.
Una vez recibida la "bronca" por el peso me tocó subir a la camilla para tomar la tensión que estaba perfecta, el latido de "Bichillo" (esta es la mejor parte de toda la revisión) y su tamaño aproximado y posición. Esta vez me llevé una sorpresa porque siempre me han dicho que "venía pequeño" y por lo que estuvo palpando la matrona en mi tripa, resulta que ahora tiene "un buen tamaño" así que como siempre "Bichillo" nos vacila y nos va a dejar con la duda hasta el momento de verle, porque ¿ahora a quién le hago yo caso? si ni ellos mismo se ponen de acuerdo...
Por lo menos me ha dicho que sigue en posición cefálica, aunque no se ha colocado en el canal del parto. Parece ser que está muy arriba, así que me ha recetado caminar más ¿Más? Pues a ver de donde saco las fuerzas porque ya me cuesta salir 1h al día... Otro truquillo es que me ponga a saltar en la pelota de pilates y a ver si Hugo decide bajar un poco si no (y según palabras textuales de la matrona) las voy a pasar puñetas en el parto porque tendré que bajarlo yo a base de contracciones (¡Que porculero me ha salido mae mía!)
Una vez visto todo esto y con la cita pedida para el día siguiente ya pude irme a casa.
El miércoles a primera hora estaba allí con los nervios tomádome el pelo y es que con estas cosas lo paso realmente mal. Una vez en la consulta tocó subirse al "potro". Tengo que decir que la prueba apenas dura unos segundos pero con la vergüenza que yo tengo, fueron unos segundos horribles. Como el día anterior ya habíamos hecho la revisión, me programó una cita para el martes 5 de Enero donde me dará los resultados de la prueba y escucharemos el latido de "Bichillo" porque a estas alturas de embarazo donde me puedo poner de parto en cualquier momento, dice que no es necesario seguir controlando el peso.
Así que ya tenemos dos citas listas para este mes: el día 5 con la "matrona maja" y el 11 (si no he parido antes) al Hospital para los famosos monitores.

¿Y vosotras, ya os habéis hecho la prueba del estreptococo? 


No hay comentarios:

Publicar un comentario