miércoles, 10 de febrero de 2016

¡Ya somos 3! Parte 2.

Sobre la una de la madrugada empecé a sentir dolores más fuertes pero confieso que estaba tan dormida que mi mente no lo asoció con las contracciones y seguí durmiendo siempre que la molestia me lo permitía. Sobre las tres de la madrugada el dolor empeoró y ya no era solo dolor de regla si no que también llegaba a los riñones, pero como seguía sin estar segura de si serían contracciones, abrí la aplicación de embarazo que tenía en el móvil y me puse a cronometrarlas. Cuando llevaba ya unas cuantas dejé de tener dudas y avisé a "Maridín" que dormía a pierna suelta. Como eran cerca de las siete de la mañana (hora en la que solemos levantarnos porque "Maridín" sale de casa media hora más tarde) llamó al trabajo para avisar de que ese día no iría y se quedó conmigo por si definitivamente había llegado el día. Como las contracciones no eran aún muy seguidas (estaban entre los 15min y los 30min) y tampoco eran regulares, desayunamos con tranquilidad, "Maridín" fue a hacer unos recados de última hora y mientras yo me dediqué a limpiar toda la casa porque si me quedaba quieta parecía que las contracciones paraban. A las diez de la mañana mientras hablaba con mi madre por teléfono sentí como mojaba los pantalones y me fui corriendo al baño por si había sido pis, pero una vez sentada en el WC me di cuenta de que esa mojadura no era por mearme encima, así que me cambié y seguí limpiando. A partir de ahí con cada contracción me salía un chorrito de líquido y cada dos por tres tenía que ir a cambiarme la compresa. A eso de las once las contracciones empezaron a ser cada 8min, cada 5min...pero sin llegar a ser regulares. "Maridín" se preparó algo de comer y yo me conformé con un yogur natural porque los nervios me habían cerrado el estómago. Cerca de la una de la tarde y con toda la casa recogida salimos para el Hospital y durante el trayecto las contracciones parece que desaparecieron  pero una vez que salí del coche y empecé a caminar volvieron y esta vez cada 2-3min.
Entramos por Urgencias y ya nos llevaron a la planta de partos donde una matrona me hizo  un tacto al que le siguió otro de un chico en prácticas y ya me dieron el camisón "enseña culos"  además de un empapador porque seguía echando chorritos de líquido. Estaba dilatada de 2cm y con la bolsa rota. Me dejaron en una de las salas de dilatación durante 1h más o menos pero como las contracciones todavía no eran regulares me dieron la opción de subir a planta para poder pasear tranquilamente sin tener el monitor conectado o meterme en la bañera que tienen disponible. Como no me veía yo cómoda en una bañera a saber cuanto tiempo decidimos subir a planta. Unos minutos antes de hacerlo vino uno de los ginecólogos de guardia en aquel momento para traerme los papeles que tenía que firmar con el consentimiento para la inducción al parto si en 24h no me ponía por mí misma (esto era por tener la bolsa rota). Una vez arriba y con la habitación para nosotros solos decidimos entretenernos un poco con la TV y seguí cronometrando contracciones. A eso de las cuatro de la tarde empezaron a ser regulares pero el dolor era el mismo que llevaba notando todo el día así que no tenía muchas esperanzas de estar dilatando. "Maridín" insistía en que llamase a las enfermeras para ir a la plantas de partos otra vez y que me hiciesen un tacto para ver como estaba pero yo seguía esperando porque no pensaba que la cosa fuese a ir tan rápido.
A las ocho de la tarde y con pocas esperanzas llamamos a las enfermeras y volvimos a la sala de dilatación donde habíamos estado al llegar y otra matrona (la que me acompañaría durante el resto del parto y a la cual le agradezco todos los ánimos y el cariño con el que nos trataba) me hizo un tacto donde descubrimos que estaba ya de 6cm y según palabras textuales "muy favorable" para el parto. Me ofrecieron la epidural que acepté sin pensar porque quería descansar un poco y el dolor de riñones que aparecía con cada contracción no me dejaba hacerlo. Me pusieron la primera vía de muchas (esta vez sin desmayo), me conectaron el suero y unos minutos después me llevaron al paritorio donde me esperaba la anestesista, una ayudante,una enfermera y la matrona. Me senté en la camilla y la anestesista fue explicándome paso a paso todo lo que iba haciendo (menos mal que me lo explicó porque yo solo noté el primer pinchacito y luego nada de nada) con la vía de la epidural lista y la primera dosis puesta volví a la sala de dilatación. Me dejaron  un aparatito por si en algún momento necesitaba una dosis extra. Lo único que tendría que hacer era apretar el botón y avisar a mi matrona porque el aumento de dolor podía significar que ya estaba de parto. Cuando empecé a no sentir nada me propuse descansar pero la emoción me podía y me quedé hablando con "Maridín" que tampoco era capaz de dormir. A las diez y media de la noche empecé a notar de nuevo las contracciones pero sin dolor. Solo notaba presión y ganas de empujar  así que avisé a la matrona que me hizo un tacto y nos dijo que ya estaba en dilatación completa por lo que cuando notase presión tenía que empujar para ayudar al "Bichillo" a colocarse del todo en el canal del parto (estaba muy arriba) nos dejó solos aunque controlando cada cierto tiempo que todo fuese bien y yo me quedé empuja que te empuja. A partir de aquí no puedo hablaros de horas porque perdí la noción del tiempo... Sé que  un poco después apareció uno de los ginecólogos de guardia  que me estuvo explorando durante las contracciones para ver si el pequeñajo iba bajando pero nada. Seguí empujando con cada contracción que por cierto cada vez las notaba más intensas pero en ese momento fue lo último en lo que pensaba. Tres horas más tarde y viendo que la cosa no avanzaba y yo ya estaba agotada (las contracciones eran cada 2min) el ginecólogo que estaba conmigo llamó a otro (el que me había entregado los papeles de la inducción al llegar) para pedirle opinión sobre si hacer cesárea o no (yo llegado a este punto hasta lo estaba deseando) el ginecólogo más experto (vamos a llamarle así para diferenciarlos, porque éste en concreto tiene bastante fama en la provincia) me exploró y optó por parto natural pero con ayuda (ventosa) porque el niño seguía muy arriba y había girado un poquito la cabeza por lo que no era capaz de pasar. En ese momento me eché a llorar... no por miedo si no por cansancio. Tenía ganas de tenerle ya en brazos y parecía que eso no iba a acabarse nunca. Me llevaron al paritorio en el que estaban el ginecólogo experto (fue el que dirigió el parto), el otro ginecólogo (se encargaba de hacer presión en mi tripa cada vez que empujaba para ayudarle a bajar), la matrona (ayudaba al ginecólogo con la ventosa y controlaba mis tensiones, etc. Y la pediatra. Al ser parto instrumentalizado "Maridín" tuvo que esperar fuera hasta que "Bichillo" estuviese ya conmigo. Después podría pasar, pero bueno...voy por partes. Una vez en el paritorio y todos en sus puestos empecé a empujar de nuevo. Con cada pujo el ginecólogo se ponía con la ventosa. El dolor era espantoso (después caí en la cuenta de que no había pedido la siguiente dosis de epiduraly por ello el dolor), literalmente parecía que me estaban abriendo por la mitad. Lo intentamos una vez, pero al terminar la contracción el niño volvía a subir, lo intentaron otra vez y pasó lo mismo, lo intentamos la tercera y empujé, empujé y empujé hasta que no podía más. En ese momento noté un "plof" y vi como mi barriga desaparecía. Al momento ya tenía a Hugo conmigo llorando (no puedo deciros cual de los dos lloraba más). Entró "Maridín" que al ver al pequeño y en contra de todo lo que había dicho también lloró y después me fui. No sé cuanto tiempo estuve sin conocimiento, solo sé que cuando volví lo veía todo negro. Escuchaba que todos me estaban llamando pero yo no era capaz de contestar porque tenía la garganta cerrada, y lo peor de todo es que no notaba ya a Hubo en mis brazos. Noté como me ponían una mascarilla, me pinchaban varias veces en los dos brazos (después me enteré de que me habían puesto dos vías y pinchazos varios para intentar sacarme sangre para una analítica de urgencia). Poco a poco, con la medicación que me pusieron en la vía, pude hablar y empecé a preguntar donde estaba el pequeño, la matrona me contestó que estaba con "Maridín" y la pediatra quien lo hizo llorar para que pudiese escucharle porque yo seguía sin ver nada. Unos minutos después empecé a ver y todo se tranquilizó. Me di cuenta de que el paritorio se había llenado de gente: dos ginecólogos, dos enfermeras, la matrona, un anestesista, la pediatra y "Maridín" quien vivió la escena más desagradable de su vida según palabras textuales. Después fue él quien me comentó como había sido todo. Resulta que tuve una hemorragia. En cuanto mejoré y estaba fuera de peligro me llevaron a la sala de dilatación mientras llegaban los resultados de la analítica (por si necesitaba transfusión). El ginecólogo que llevó el parto me comentó que al expulsar la placenta el útero no se contrajo por lo que tuve una "hemorragia bastante importante" pero que ahora estaba todo controlado. Los resultados salieron bien por lo que me subieron a planta cuando eran las 3 de la mañana del Miércoles 27 de Enero. Yo no terminaba de asimilar todo lo que había pasado pero estaba más feliz que una perdiz y eso que no tenía fuerzas ni para mover las manos y estaba llena de pinchazos y con dos vías  todavía .
Ese fue mi parto...ni bueno, ni malo...único (eso creo yo)
Hugo nació el 27 de Enero a la 01:40, con 3,870kg y 54cm (todo un grandullón)

Continuará (tengo pendiente contaros como fue el ingreso)

14 comentarios:

  1. ¡Ay dios! No debería leer vuestras experiencias porque a mi me queda poco pero ¡me encantan! Vaya campeona estás hecha. Y Hugo todo un grandullón :) Te sigo leyendo. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa! Y tranquila que seguro que tu parto es genial!!
      Un beso!

      Eliminar
  2. Por cosas como estas me parece importante estar en el hospital. Gracias a eso quedó en un susto y ya estáis los tres en casa, conociéndoos y disfrutando de la nueva familia. ^_^

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo también soy de las que opina que estas cosas mejor en el Hospital... pero bueno, cada uno es libre...
      Un beso!!

      Eliminar
  3. Que campeona!!! Ya verás como aun con lo malo se te olvidará sino lo ha hecho ya! Cuando les vos la carita a los peques los males se van. Un beso hermosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!! Olvidar no creo que se me olvide pero no lo tengo como un mal recuerdo po mucho que haya ocurrido.
      Un besote!

      Eliminar
  4. A mi si me tuvieron que poner dos bolsas de sangre! Parece q tu parto y el mio fueron similares!un beso a ver esa tercera parte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí al final también pero eso os lo cuento en la tercera parte hhi. Un beso y gracias por pasarte!

      Eliminar
  5. Ay guapa que como estoy desconectada no había enterado ¡enhorabuena mamá! Ahora mismo me voy a cotillear por ig haber si hay fotos jiji aunque seguro es precioso!! Y qtal todo? Como va la recuperación? (menudo parto...) y Hugo? Un beso enorme mami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes guapa! :) La recuperación genial, esperando que se vayan los puntos que me quedan. Hugo muy bien, está hecho un grandullón aunque ahora tiene los ojillos algo malitos con conjuntivitis, pero bueno, a ver si le pasa pronto. Un besote!!

      Eliminar
  6. Madre que sustazo... pero que bien que todo quedará en eso. Espero que te recuperes pronto y vayas contando que tal te esta yendo. Un beso y Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Mañana publico la última entrada sobre los días en el Hospital y ya me queda el blog al día para empezar a poner cosas sobre nuestra nueva vida hihi. Un beso!!

      Eliminar
  7. Bueno, al final todo salió bien a pesar del susto que tuviste. ¿Verdad que ver a nuestros pequeños nos da fuerza para reponerse?
    Ains... Ha sido emocionante leer tu parto -a partes me has tenido entre feliz y preocupada-.
    Me alegra mucho que Hugo esté con vosotros y que os disfrutéis mutuamente :)

    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, parece que cuando les ves, aunque no te olvidas ni del parto ni del dolor, sacas fuerzas de donde sea para poder estar con ellos
      Muchas gracias!
      Un beso!

      Eliminar