lunes, 15 de febrero de 2016

¡Ya somos 3! Parte 3.

Aprovecho que "Maridín" está con Hugo para contaros como fueron mis dos días y medio de ingreso en el Hospital.
Día 1 (Miércoles): Cuando nos subieron a planta eran sobre las 3 de la mañana y a pesar del cansancio físico, apenas pudimos dormir de la emoción y los nervios. Yo no dejaba de ver a Bichillo en su cunita y estaba deseando poder cogerlo en brazos pero no tenía demasiadas fuerzas. Además con las vías en las manos me era imposible agarrarle. A primera hora de la mañana me trajeron las cosas para ducharme y me avisaron de que cuando quisiese ir al baño debía avisar a las enfermeras porque podía sentirme demasiado débil como para ir sola. Al poco rato las llamé y aunque quedaron de venir "en unos minutos" a las 10 de la mañana seguían sin aparecer por allí y yo me estaba meando así que con ayuda de "Maridín" intenté llegar al baño pero...¡sorpresa! terminé casi por el suelo y perdiendo el conocimiento. Cuando volví en mí, estaba toda la habitación llena de enfermeras que me acostaron en la cama y me "castigaron" sin poder levantarme en todo el día. Cuando tuviese que ir al baño debía avisar para que me pusiesen la "cuña". ¡Ay que mal lo pasé por ese motivo! creo que hasta me quedé sin pis ese día solo por no tener que hacerlo en ese cachibache y con la enfermera delante. Debería ser un buen día, pero fue todo lo contrario...entre que no podía levantarme y tampoco tener a "Bichillo" en brazos se me hizo eterno y me sentía literalmente inútil, pero con mucha fuerza de voluntad, esa noche conseguí levantarme (bajo vigilancia de las enfermeras) e ir al baño yo solita ¡Wee!, esa madrugada también conseguí coger a Hugo en brazos a pesar del dolor que sentía por las dichosas vías, pero me daba igual...yo quería tenerle conmigo.
Día 2 (Jueves): A primera hora de la mañana vinieron a hacerme un nuevo análisis para ver como avanzaba y si necesitaría Hierro a través de la vía o si llegaba con tomarlo solo en pastillas (estaba tomando una por la mañana y otra por la noche) Según como saliese el resultado me daría o no el alta ese mismo día ya que podía levantarme sin ningún problema y físicamente me encontraba bien. Pero... (siempre hay un pero) un par de horas más tarde cuando pasaba la ginecóloga a hacer la visita de rigor, me dijeron que los resultados habían salido peor de lo que esperaba y además del Hierro en pastillas que estaba tomando, tendrían que hacerme una transfusión de sangre (dos bolsitas para ser exactos) así que no podía irme a casa. Por culpa de la transfusión tenía que quedarme de nuevo tumbada en la cama. Me quitaron una de las vías porque se había salido un poco y me pusieron una nueva en el antebrazo por lo que no podía doblar el brazo y mucho menos coger a Hugo mientras durase la transfusión. Como no quería volver a usar la "cuña" aguanté hasta estar libre para ir a hacer pis (las horas se hicieron eternas). En cuanto estaba lista y me sacaron la vía, agarré a "Bichillo y disfruté de él.
Día 3 (Viernes): A primera hora de la mañana vino otra enfermera para hacerme el nuevo análisis y ver si la transfusión del día anterior había sido suficiente o no. Como ya tenía los brazos con varias venas rotas y pinchazos por todas las esquinas posibles, no encontraba el lugar perfecto para extraerme la sangre. Me pinchó en la mano izquierda pero de allí apenas salieron dos gotitas, así que buscó en el antebrazo izquierdo, pero la vena se rompió. Al final acabó por pincharme en la mano derecha, cerca de donde había tenido una de las vías. Esta vez salió sangre suficiente pero yo pasé un dolor horrible. ¿Quién tenía miedo a las agujas? Vaya terapia de choque que me llevé esos días.
Luego me tocó esperar y esperar a que el ginecólogo pasase visita y me dijese si podía irme ese día o no. Al final a media mañana y cuando ya no contaba con el alta, apareció el ginecólogo con el sobre. El análisis había salido bien, así que podíamos irnos ¡Wee! En cuanto salió de la habitación llamé a las enfermeras para que me sacasen el resto de las vías que me quedaban, Me vestí, recogí todo y me fui lo más rápido posible no fuese a ser que se arrepintieran.

A día de hoy sigo tomando el Hierro por la mañana y la noche. Durante los 5 días siguientes al alta también estuve con antibiótico porque tenía algo de infección en mis partes. Ahora tengo pendiente la visita a la matrona (voy este Martes) para ver como está la zona y cuantos puntos me quedan (de momento me han caído 3 y me parece ver uno o dos más). Por lo demás, debo decir que al contrario que el parto, la cuarentena está siendo estupenda porque no siento ningún tipo de molestia y apenas mancho.
El viernes prometo contaros como ha sido la visita con la "matrona maja".

9 comentarios:

  1. A mi tb me pusieron dos bolsas de hierro por caerme redonda al suelo. Q mal se pasa por dios... yo lloraba a mares sinceramente por que todo era nuevo para mi y lo pase bastante mal pero habia que ser fuerte por el bebe!! Aiii si esto de los partos no es moco de pavo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me sentía literalmente inútil ante la situación de no poder cogerle o darle un biberón por estar con las vías y no tener fuerzas, pero bueno, intenté sacarlas de donde fuese necesario para solucionarlo.
      Un beso!

      Eliminar
  2. Cuanto me alegro que por lo menos la recuperación fuese bien. A veces cuando los partos son tan complocados se pasa regu. Pero todo se olvida con los pequeños! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo durante el parto lo pasé bastante mal porque estaba ya agotada y la ventosa fue la gota que bordó el vaso pero de todas formas lo tengo como un buen recuerdo porque de ahí salió mi chiquitín hehe. De la recuperación no me puedo quejar
      Un beso!

      Eliminar
  3. Lo bueno es que estabas en un hospital, te pillaron a tiempo y luego te controlaron en todo momento. Lo malo es que te acribillaron los brazos pero bueno, fue por una buena causa :). Yo de momento estoy anémica perdida pero ya me han dicho que hasta que no pase el parto no me reajustan la dosis porque en estos momentos no me va a hacer absolutamente nada.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no sabes cuanto me alegro de haber estado en el Hospital. Lo de los brazos ya lo tengo olvidado ahha ha sido como una terapia de choque (aunque creo que ahora me dan todavía más miedo)
      Un beso!

      Eliminar
  4. Me he leído las 3 partes de una tacada, jeje. Me alegro que finalmente estéis bien los dos, pero vaya susto caerte redonda al suelo! Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí la verdad es que fue un sustillo para todos los que estaban en la habitación porque yo aparentemente estaba como una rosa haha. Pero bueno, ahora ya estoy al 100% así que me conformo porque la recuperación está siendo muy buena hehe.
      Un besote!

      Eliminar
  5. Me he leído las 3 partes de una tacada, jeje. Me alegro que finalmente estéis bien los dos, pero vaya susto caerte redonda al suelo! Un besito.

    ResponderEliminar