lunes, 23 de mayo de 2016

De baja por enfermedad.

Sí, tal cual dice el título de este post, la semana pasada llegaron los virus a este nuestro nuevo hogar. Por suerte no le atacaron al peque si no que se lo pasaron "bomba" conmigo. Empecé el Domingo por la tarde-noche, cuando después de darme la paliza de planchar toda la ropa de la semana (sí, señores y señoras ahora los Domingos en mi casa son laborables...horarios de madre) noté que me molestaba un poquillo la garganta pero nada a lo que darle importancia, así que se lo comenté a "Maridín" a modo de risa que "A ver que hacemos nosotros si me pongo con anginas y fiebre".
Pues esa misma noche...¡bingo! la molestia se hizo dolor. Me tomé un Ibuprofeno, un caramelito para la garganta y a seguir durmiendo que "seguro que no es nada". El lunes por la mañana ya estaba como una "braga vieja" literalmente. Con dolor de cabeza y garganta. Me temía ya lo peor, así que me preparé y compré las cuatro cosas que me hacían falta para esa semana así, si empeoraba no tendría que bajar con fiebre al super.

A media mañana empecé a tener fiebre 38.0º. Algo molesto pero aguantable. Mi madre me llamaba y se ofrecía a acogernos mientras estaba pachuchilla pero yo me negaba diciendo que seguro que no iba a más. "Maridín" a todo esto sin estar enterado por supuesto. Que el pobre en el trabajo se me preocupa, pero por la tarde no me quedó más remedio que avisarle de que cuando llegase tendría que acompañarme a Urgencias para que me recetasen antibiótico "Tranquilo amor, que es solo por el antibiótico, ya sabes que soy experta en esto de las anginas" le dije. Pues nada oye, que llamó a mi madre la cual apareció a la puerta 20min más tarde para quedarse a ayudarme con el peque mientras el papá no llegase a casa.
La fiebre fue subiendo y subiendo y yo cada vez me sentía peor. Cuando llegamos a Urgencias estaba ya con 39.5º  a lo que ya necesitaba ayuda para mantenerme de pie (la fiebre a mí me hace perder el conocimiento, no me digáis por que, pero no es la primera vez que termino en el suelo).
Con el antibiótico recetado corriendo a la Farmacia de guardia y para cama. Esa noche (y las dos siguientes) fue "Maridín" el que se tuvo que encargar del "Bichillo" y ninguno durmió demasiado bien porque él no está acostumbrado al brazo de su padre.
Al día siguiente (festivo en Galicia) claudiqué y nos fuimos a casa de mi madre donde al final nos quedamos hasta el Domingo por la tarde. El viernes ya estaba bien, con molestias en la garganta pero sin fiebre así que ya podía haber venido para casa pero la abuela se empeñó en que quedásemos unos días más "total, el Domingo tenéis que venir a comer" así que...¿para qué irnos ya? 
Ella encantada con el nieto en casa y "Maridín" encantado con las comidas de "no-dieta" que le hace mi madre. En definitiva, todos contentos, aunque yo ya tenía la cabeza en la limpieza que tendría que hacer en casa el Domingo que la capa de polvo iba a ser tremenda después de casi una semana.
El Domingo ya estaba perfecta y al llegar a casa tocó limpieza y lavadoras. En definitiva, creo que ya me han dado el alta, así que aprovecharé el momento que tengo para ponerme al día con el blog, programar un par de post y pediros disculpas por no poder avisar estos días, pero la aplicación de blogger en el móvil es una mierda  

No hay comentarios:

Publicar un comentario