lunes, 9 de mayo de 2016

Nosotros colechamos.

Cuando estábamos planeando el embarazo y hasta cuando estaba embarazada, "Maridín" decía que de colechar nada de nada. Que iba a ser incómodo para nosotros, que tenía miedo de aplastar al "Bichillo" y miles de motivos más que encontraba en su momento.
Cuando Hugo llegó al mundo y después de mi flojera por la hemorragia en el parto, nuestro plan de irnos a casa solitos los tres se fue al traste porque yo apenas podía hacer nada e iba a ser una locura cargarle todo el peso de la casa, bebe y recién parida al marido así que cedimos a la propuesta de mi madre de irnos mínimo la primera semana a su casa y si después veíamos que yo me encontraba mejor nos iríamos a nuestro por entonces nidito de amor en el "pueblucho infernal". Los primeros días no me costaba nada levantarme cada tres horas por la noche, cambiarle el pañal, darle el bibe e intentar dormirle. Pero poco a poco se fue haciendo bastante pesado porque Hugo después no quería dormir y al final reenganchaba un bibe con otro con los ojos abiertos como platos y yo con unas ojeras de récord así que un día en que ya no podía más lo metí en la cama conmigo y ale a dormir los dos. No tardó más de 5min en cerrar los ojos así que como esa noche descansé genial, las siguientes decidí hacer lo mismo. Lo acostábamos en su cuna y después del bibe si terminaba dormido rápido lo dejaba allí. Si por lo contrario hacía el remolón lo metía conmigo.
Como sabéis Hugo empezó a dormir prácticamente toda la noche así que esa temporada fue un alivio para mí porque tenía los brazos y hombros deshechos y es que "Bichillo" no se queda dormido en la cama si no es estando con su cabecita apoyada en mi brazo y ya os podéis imaginar lo incómodo que puede resultar estar toda la noche durmiendo para el mismo lado y con el brazo espachurrado, así que ingeniamos una forma "croquetil" de cambiarnos de lado sin que se desvele y es pasándole del brazo a mi pecho y rodando cual croqueta (de ahí el nombre) hasta tenerlo apoyado en el otro brazo.
La alegría de que durmiese el tirón toda la noche se fue al traste pronto porque empezó a desvelarse y no por hambre precisamente porque intentaba darle el bibe y se negaba a comer, simplemente se despertaba y tenía ganas de estar con su madre. No penséis que me creo que solo me necesita a mí pero en este caso sé que es verdad porque "Maridín" probó a que durmiese con él y no hay manera. Cuando se trata de dormir solo le sirvo yo. Así que volvemos a hacer la misma rutina. Después del bibe de las 9 lo dejo dormido en la cuna y cuando se despierta (normalmente es sobre las 4-5 de la madrugada) le ofrezco un bibe (antes no lo quería pero ahora parece que sí) si se queda dormido al terminal el bibe se va a su cuna y si está contento y con ganas de mamá, le doy lo que quiere y se viene con nosotros a la cama.
Nuestro colecho es básicamente a "demanda" y es que solo se viene cuando él quiere. Algunos nos dirán que porqué no lo metemos en nuestra cama y ya. Otros por el contrario nos dirán que a ver quien lo acostumbra luego a dormir solo.
Y mi respuesta es que en nuestro caso, repito...en nuestro caso es lo más cómodo tanto para él como para nosotros. Así que ¿por qué cambiarlo? ,

6 comentarios:

  1. Pues nosotros hacemos algo parecido a lo que haceis vosotros. Lo del brazo le pasaba cuando era mas pequeño pero hace un mes (ahora tiene poco mas de 4)que ya no quiere apoyarse en el brazo para dormir. Si quiere dormir con nosotros lo hace pero casi sin que lo toquemos. Se ha vuelto muy independiente. Ahora insiste en ponerse de lado para dormir. Nosotros en cuanto se duerme lo devolvemos a su cuna. Ahora cuando se levanta por la mañana no quiere mas que jugar. No se acuerda de que tiene hambre hasta que no ha pasado una hora o una hora y media. La noche ya la hace de tiron
    Mai

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suerte!! Nosotros pasamos unas noches malas estos días pero parece que vuelve la calma. Hugo sigue queriendo estar en contacto conmigo al dormir, de hecho, si no está encima de mi brazo para dormirse se agarra a mi camiseta o a alguno de mis dedos.
      Un beso!

      Eliminar
  2. Pues nosotros tambien!!Está claro que todo lo que sea ayudar al descanso bienvenido sea. Yo no tengo miedo a que no salga de mi cama... ojala no lo hiciera nunca! Se duerme tan agustito...Bess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haaha, pues a mí aunque me gusta dormir con él me gustaría que empezase a aguantar más en su cuna, sobre todo por mi espalda que lo sufre bastante-.-''
      Un beso!

      Eliminar
  3. Que te voy a contar! Yo ya empiezo a dormir más tranquila pero si nos mudamos pienso poner una cama enorme! Ea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hahaha, nosotros porque aprovechamos la que teníamos que está prácticamente nueva, que si no e iría a por una de 1.50. Tres en una cama de 1.35 es un COÑAZO! haha sobre todo a medida que va dando estirones y se vuelve más inquieto en sueños. Nos patea toda la noche de tanto movimiento con las piernas -.-'

      Eliminar