martes, 14 de junio de 2016

Como evoluciona en lagrimal de Hugo.

Foto de Internet
Bueno, como ya sabéis si me seguís desde el nacimiento del "Bichillo", en una de las primeras revisiones con el pediatra descubrimos que lo que pensábamos que era Conjuntivitis, resultó ser el lagrimal obstruido. Esto es algo muy común en los recién nacidos y en muchos de los casos se va con el tiempo, eso sí hay que estar masajeando la zona y haciendo limpiezas con suero cada dos por tres para mantenerlo lo más limpio posible y así evitar posibles infecciones. 

En el caso de Hugo por mas masajes, limpiezas y gotas (esto último solo fue al principio luego las dejamos) su lagrimal no mejoraba por lo que nos comentaron varias veces que en la revisión de los 6 o 9 meses nos mandarían al especialista para ir preparando el tema de la operación y es que sí, en caso de que cuando cumpla su primer año el ojo siga igual tocará pasar por quirófano. Es una operación sencilla y rápida  donde el peque no se entera de nada y enseguida les dan el alta.
Yo ya nos veía de cabeza pero pocos días después de la revisión de los 4 meses algo cambió y es que su lagrimal empezó a echar mucha más cantidad de "porquería" hasta el límite de que el peque no podía abrir los párpados por tenerlos pegados cuando se despertaba de alguna "mini siesta". Yo no le di importancia porque ya no era la primera vez que pasaba pero 2-3 días después fue todo lo contrario y apenas tenía un poquitín a primera hora de la mañana. Se lo limpiaba y ya podíamos olvidarnos durante el resto del día fue yendo a menos hasta que un día no echó nada. 
No quise alegrarme demasiado rápido y esperé a ver que pasaba en una semana. Para mi sorpresa desde ese momento su ojo está perfecto por lo que en la revisión de los 6 meses ya podré darle la buena noticia a la "pediatra maja" y olvidarnos por fin de operaciones, anestesia, etc...que siendo tan pequeñín me tenían un poco preocupada.
Ya podemos decirlo bien alto ¡EL LAGRIMAL DE HUGO YA ESTÁ PERFECTO!


1 comentario:

  1. Me alegra saberlo! Tampoco es que fuese algo grave-gravísimo, pero quitarse esa preocupación de encima es tranquilizador.

    Abrazos!

    ResponderEliminar