lunes, 12 de diciembre de 2016

Los virus atacan: Gastroenteritis

Si nos seguís por Instagram sabréis ya que hace dos semanas nos atacaron los virus por primera vez, pero os cuento por orden para no olvidarme de nada.
El Lunes el peque estuvo todo el día muy mimoso y sin apetito ninguno pero como estaba con el octavo diente no le hice mucho caso porque este en concreto le estaba dando mucho la lata y ya habíamos tenido episodios de no comer. El Martes por la mañana no quiso tomarse el biberón y no le insistí mucho porque no me gusta obligarle a comer. A los 5min vomitó todo lo que había comido el día anterior. Después de calmarle (se asustó el pobrecillo) lo bañé y lo acosté porque se quedó dormido muy rápido.

A media mañana se tomó un bibe y al mediodía picó un poquito de pasta por lo que parecía un episodio aislado pero a la tarde-noche, volvió a vomitar todo lo que había comido así que me acerqué al Centro de Salud para ver si lo atendían por Urgencias allí. Al final resulta que no, que si es una urgencia te tienes que ir al Hospital Provincial, pero me encontré con la "enfermera maja" de Hugo que al comentarle como estaba me recomendó esperar al día siguiente y llevarle a su pediatra porque al no tener fiebre era mejor no hacerle ese trastorno al peque teniendo que ir por la noche y volviendo a casa de madrugada. Me aconsejó comprarle suero e ir dándole pocas cantidades en intervalos cortos de tiempo así que allá que me fui a la farmacia que nos quedaba de camino a casa y compramos los que ya vienen preparados y con cañita porque a Hugo le encanta beber por ella.
Al llegar a casa vomitó lo poquito que le quedaba y después del baño se quedó dormido de nuevo. Yo no dormí en toda la noche por si tenía fiebre.
A la mañana siguiente nos fuimos a la "pediatra maja" que tras ver que dentro de lo malo el peque estaba bastante bien nos tranquilizó, nos recetó más suero para evitar deshidrataciones y bajones de azúcar, un probiótico, Apiretal en caso de fiebre y dieta blanda durante unos días. También nos dio un papel por si empeoraba poder llevarlo directamente al Hospital.
Ese día estuvo bastante pochito y apagado. Sin ganas de comer y solo con el suero y agua en el cuerpo. El día siguiente igual y el otro...pero el Sábado estaba más animado y ya toleraba los genial los bibes de "crema de arroz" que nos entraban en la dieta blanda. También tomó un poquito de sopa y todo muy bien. Ahora puedo deciros que ya está recuperado del todo aunque sigue con poquito apetito pero nos lo tomamos con calma si come una cucharadita pues ya nos lo tomamos como una victoria.

¿Y vosotros, como vivisteis los primeros virus de vuestros peques? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario